La suerte está echada

La noche de la última prueba selectiva en Lo Ferro comenzó con un solemne minuto de silencio y mirando hacia el cielo en recuerdo a Merche, una de de nuestras aficionadas más fieles y que falleció hace unos días, silencio que se rompió con un sonoro aplauso en su honor y que, como no podía ser de otra manera, dio paso al cante.

Comenzó la velada con el cante de Araceli Campillos, de Córdoba, quien, acompañada al toque por Luís Calderito, ofreció ferreña, alegrías y seguiriyas. Tras ella arribó al patio ferreño el arte de Juan Fuentes Pavón, de Linares, con granaína, tangos y seguiriya, estuvo acompañado por Antonio Fernández “El Torero”.