Una aspirante Japonesa en "Lo Ferro Flamenco" 2015

ENTREVISTA

Yumie Yamashita, una cantaora y bailaora nipona, se enamoró del flamenco hace dieciséis años al ver un reportaje que emitieron en una televisión japonesa.

Nació en Nara, una ciudad cercana a Osaka, considerada la tercera ciudad más grande de Japón. Yumie Ymashita, cantaora y bailaora flamenca, tiene dos hermanos y procede de una de las regiones más tradicionales de Japón. A sus cuarenta años vive a caballo entre España y su país natal para hacer realidad un sueño que comenzó hace extactamente dieciséis años.

Fue viendo un programa de flamenco que emitía una televisión japonesa cuando Yumie descubrió que se había enamorado de un arte que hoy le lleva a subirse a numerosos escenarios, a participar en concursos y a obtener múltiples reconocimientos. “En general he recibido el reconocimiento de todos los concursos en los que he participado ya que de todos me he llevado un gran calor y cariño”, comenta la artista.

A pesar de que su afición por el flamenco comenzara hace casi dos décadas, Yumie Yamashita consiguió subirse a su primer escenario a los 35 años, inspirada por grandes figuras del flamenco que sin duda han sido su principal referencia como Pastora Pavón, Fosforito, Calixto Sánchez o José de la Tomasa.

Yumie guarda un especial recuerdo del Concurso Nacional de Cante por Peteneras en Paterna de Rivera de 2013, donde, según comenta, recibió un trofeo y fue invitada a participar junto con grandes figuras del flamenco, “fue una velada mágica para mí”, afirma.

Esta cantaora, japonesa de nacimiento pero andaluza en arte, sorprende durante sus actuaciones debido a la expresión de su cara y el gesto de sus manos. Reconoce que ha tenido que trabajar mucho en su lenguaje corporal, para cuyo entrenamiento se trasladó a España, concretamente a Andalucía, donde ha tenido la oportunidad de asistir a clases de artistas muy reconocidos. “Creo que hay que nacer con ciertas aptitudes pero luego hay trabajar mucho para desarrollarlas”, afirma la cantaora.

Japón es su país de origen, pero si tuviera que escoger, Yumie se quedaría con España, ya que, más concretamente, Andalucía, le ofrece la oportunidad de disfrutar del flamenco de una forma que Japón no puede ofrecerle, a través de fiestas, concursos, conferencias, cursos, talleres, etc.

“Durante mi estancia en España deseo profundizar y seguir aprendiendo todo lo que me sea posible de flamenco, para ello cuento con grandes amigos y aficionados que me enseñan, me inspiran y ayudan”, declara Yumie Yamashita.

A pesar del empeño y la pasión con los que esta artista sube a los escenarios y la continua formación a la que se somete, Yumie reconoce que es consciente de que debido a su origen, y por tant