Juan Tomás Frutos: “Lo Ferro es un milagro exquisito lleno de duende”

A menos de un mes de la trigésimo octava edición del Festival Internacional de Cante Flamenco de Lo Ferro charlamos con nuestro director, Juan Tomás Frutos. Nos habla el periodista, escritor y profesor de cosas muy interesantes; el pasado, el presente y el futuro de nuestro festival. ¿Nos acompañáis en este bonito paseo junto a Juan Tomás?

P.F. Melón de Oro: ¿Se puede hablar del milagro de Lo Ferro?

Juan Tomás Frutos: Yo creo mucho en los milagros, así que es una palabra que me resulta conveniente y acertada. En todo caso, es una suerte de gesta que hemos hecho entre todos: artistas, público y cuantos hacen posible que el certamen, como así ocurre, mejore, como el buen vino, año tras año.

Es, en verdad, un milagro exquisito, delicioso, lleno de duende, con una metamorfosis muy embriagadora, como la óptima poesía que aquí se expande, colmada de pasión, de excelente quehacer y de un arte ancestral.

P.F. Melón de Oro: Hasta un palo, la ferreña…que crearon entre dos maestros: Valderrama y Fosforito.

J.T.F: Nos ha dado una singularidad extrema. Es parte de la transcendencia del festival y de todas las actuaciones que se desarrollan durante el año. Es un marchamo, con el espíritu propio del sur, con notas y compases oriundos de los cantes de estas tierras, esto es, alberga singularidad y, al tiempo, raigambre con el paraje donde surge. Estamos muy orgullosos de la ferreña, como no podía ser de otro modo.

P.F. Melón de Oro: ¿Cómo se hace para mantenerse tanto tiempo en primera fila? 38ª edición este año…

J.T.F: Se consigue con honestidad y con calidad, tanto monta monta tanto. Los colaboradores, los expertos y las entregas de tantas gentes han contribuido a una evolución en el tiempo que ha colocado el certamen entre los primeros de España. Eso desde una población tan humilde es una heroicidad, que protagonizan hasta los vecinos de la villa, que han sido los primeros en creer en este evento, con el Ayuntamiento de Torre Pacheco a la cabeza.

P.F. Melón de Oro: Tuvo que ser duro el fallecimiento de Sebastián para el festival ¿Cómo se supera la pérdida de una persona tan importante?

J.T.F: Bueno, que no suene a tópico: Sebastián Escudero es, como diría , una Saramago, de esas personas que no mueren. Lo vemos, por supuesto, en cada acto relacionado con el Festival. Lo advertimos en los cantes, en sus recorridos, en los artistas que comparecen, en los pequeños acontecimientos, en los grandes, en los carteles, en las notas musicales, en las risas, en los llantos, en cada niño y en cada adulto que se acerca al Festival y a las ceremonias que le envuelven antes, durante y después.

Sebastián fue un visionario, y, como tal, tuvo el talento y el riesgo de afrontar su sueño, de creer en él, y, junto con extraordinarios colaboradores, empeñarse en esa elucubración y hacerla realidad. Por todo ello, Sebastián sigue con nosotros, y nos inspira en cada tarea.