Triunfo del cante ortodoxo en Lo Ferro en la noche de recuerdo a Lola Flores

El Festival de Lo Ferro miró al cielo en la gala del miércoles 24 de julio para recordar y honrar la memoria de una grande del arte, M.ª de los Dolores Flores Ruiz, Lola Flores. El festival ferreño otorgó a “La Faraona” su “Medalla de Oro” a título póstumo que la familia Flores no pudo recoger en persona, pero que agradeció a través de un video que se proyectó en el recinto del festival quien le dedicó una sonora ovación.

Pero antes del recuerdo a la “Lola de España”, su querido y amado flamenco ya había comenzado a recorrer cada uno de los espacios y corazones del público de Lo Ferro con una voz llena de futuro y sabor añejo, la de Samuel Serrano acompañado al toque por el maestro Paco Cepero. El chiclanero presentó sus credenciales flamencas con un recital lleno de alma y entrega, en el que nos llevó por toná, alegrías, soleá, seguiriyas, rumba y bulerías, sin olvidar esa sevillana enorme que está arrasando entre los aficionados: “Las marismas del cielo”.

Y de los melismas y el corazón de Serrano, pasamos al cante contundente de Jesús Méndez. El jerezano, acompañado por otro grande, Antonio Carrión al toque, ofreció a Lo Ferro el arte de su casta, ese que sabe al Jerez más puro. Desgranó un recital apegado a la tradición, con soleá que remató por bulerías, tientos tangos, seguiriyas y bulerías, reafirmando, como hace en cada una de sus actuaciones que el futuro del cante está asegurado.

La noche la cerró David Palomar y lo hizo repartiendo sal y son. El de Cádiz, con la sonanta de Pascual de Lorca a su vera, caló en las gentes y aficionados ferreños quienes disfrutaron con su propuesta llena de conocimiento y chispa, llena de Cádiz. Alegrías, tientos personales, seguiriyas, tangos, tanguillos y bulerías que hubiéramos estado escuchando hasta el alba en una noche que quedarán para siempre en nuestras retinas.

En horario de mañana se celebró el segundo de los “Aperitivos Flamencos” y por la tarde el maestro “Fosforito” participó en una mesa redonda que versó sobre flamenco, educación, pasado, presente y futuro, pero en la que sobre todo se habló de corazón y alma. Eso es el flamenco.